Benoit

Pierre Benoit

Entre nosotros vivió un rey sin tierra, un delfín sin mar, un hombre sin mas pasado que el pasado le dio. Fue un rey de pasos perdidos que entre nosotros murió.

Quizás hubo un rey que habitó entre nosotros, sin que lo sepamos o lo queramos ver. Quizás fue un rey solo en su mente y toda su historia fue solo fruto de su imaginación. Pero vivió y murió entre nosotros, diciendo que era el ultimo delfín de Francia, el nunca ungido Luis XVII, escapado de la prisión du Temple, escondido y educado por adeptos monárquicos y vaya a saber uno, porque misterioso camino del destino, habitante de esta ciudad, donde llego en 181 en un buque de guerra Francés. Junto a Caterin, modificó la Recoleta y proyectó el friso de la Catedral de Buenos Aires.

Por veinte años fue director de dibujo del departamento de arquitectos ingenieros, sin que Rosas interfiriese en su trabajo. Se cuenta que solía decir: “No molesten al Francés”.

Significativamente, los pocos oleos que dejó son de María Antonieta y la Princesa Angelina.

Murió misteriosamente después de un encuentro común desconocido en 1853, confesando en su lecho de muerte su condición de Rey. Todavía hoy, discute su familia en los tribunales de Francia, lo real de su realeza.

Benoit

Esta bóveda, guarda los restos de su hijo homónimo que fue arquitecto y masón, como simbolizan un compás, y una escuadra. Fue entre otras obras, el constructor de la Catedral de la Plata.

Una mujer, su madre, llora su muerte desconsoladamente, la obra es atribuida al agrimensor Rafael Hernández, hermano del autor del Martín Fierro.

Catedral de Buenos Airesel ultimo delfín de Franciala prisión du TempleMaria AntonietaPedro BenoitPierre BenoitRafael Hernández

admin • marzo 5, 2015


Previous Post

Next Post